lunes, 15 de abril de 2013

Itella

Hace días, mi mentora, y profesora de mi primogénito, me habló de un seminario que tendría hoy a través de una universidad local, me invitó a acompañarla y yo... ni corta ni perezosa.. allá me he ido con ella.
Debo reconocer, que de no ser por la insistencia del padre de mis hijos, de buena gana me habría quedado en casa, sé que es bueno salir, hablar con adultos, ver el mundo exterior... pero a veces me da pereza. 
Una vez allí, primero nos han enseñado las instalaciones, wowow, nunca había visitado las instalaciones de una oficina de correos, así que me ha parecido realmente sorprendente. Me ha recordado un poco a la película de  "Monstruos S.A", con todas las puertas volando, y sabiendo cual es el lugar en el que se deben colocar. Interesante. Aunque me ha chocado... que allí.. nadie hablaba con nadie, cada cual a lo suyo... sin decir ni pío.
Después de la visita, mientras tomábamos un pequeño refrigerio nos han contado más cosas sobre la historia de la empresa, estadísticas y proyectos futuros;  os resumo un poco de aquello de lo que creo haberme enterado.
Itella:
Así es como se llama la empresa de correos  finlandesa.
Sus principales clientes son finlandeses, pero también opera en países como Noruega, Suecia, Rusia, Alemania, Estonia, Letonia, Lituania, y Polonia, entre otras. 
Se encarga principalmente de la entrega y distribución de cartas, revistas y resto de prensa, aunque también tienen un departamento para la emisión de facturas; los bancos y otras empresas privadas les envían los datos confidenciales de sus clientes para que desde aquí se emitan y envíen las facturas cuando corresponda.
Sus orígenes se remontan al siglo XVII, cuando formando parte del Reino de Suecia se fundaron los servicios postales de Finlandia. En aquella época, pertenecer a esta empresa y recorrer largas distancias de una punta a otra del país se consideraba trabajo de riesgo.
Poco a poco fue prosperando y a mediados del siglo XIX, se intrudujeron los sellos, el servicio de envío de paquetes postales y la entrega a domicilio; aunque no fué hasta principios del siglo XX, al independizarse de Rusia, en 1917, cuando se emitieron los primeros sellos nacionales.
Con el tiempo se ha ido modernizando, adaptando a los nuevos tiempos e incorporando nuevas tecnologías, ya sabéis que en eso aquí siempre están a la última; también ha ido cambiando de nombre a lo largo de su historia.
Fue una de las primeras empresas en contratar mujeres asalariadas, y actualmente, al contrario que en otras empresas del país, no es necesario hablar la lengua nacional para ser contratado. Existen más de 50 nacionalidades diferentes dentro de la empresa; y como curiosidad, aunque en las reuniones se hable en finlandés, los documentos se redactan en inglés.

2 comentarios:

fernando martínez dijo...

y por supuesto tú habrías ido allí con tu curriculum... ¿no? ... pues ya sabes.

Le dijo...

Bravo por tí, con lo que cuesta ser evaluada!
Bss

Publicar un comentario