martes, 27 de septiembre de 2016

En el lago del infierno

0 comentarios


Ya tenemos 5 graditos cuando salimos de casa por la mañana. Para l@s más madrugador@s seguramente algo menos.
La reunión vecinal para recoger las hojas del jardín y preparar el parque para la caída de las primeras heladas ya está, desde hoy, tachada de la lista.
Niebla espesa por la mañana, según el cachorro pequeño, "vamos al cole en nube". El cole está a escasos 500 metros de casa y atravesamos la neblina, jejeje.
Árboles a medio pelar, entre verdes, amarillos, marrones y rojizos.
Ardillas luciendo orgullosas su pelaje marrón.
El moreno del empeine de los pies está a punto de desaparecer.
Teniendo en cuenta los puntos anteriormente señalados, podemos decir que estamos en Otoño al 100% y por eso, antes de que la oscuridad se nos eche encima, hemos decidido hacer una escapada para adentrarnos en el lago del infierno.
Cogimos la carretera dirección Tampere, haciendo parada de rigor en Hamenlinna . Desde ahí Orivesi y Ruovesi.
Por el camino: campos, lagos, bosques, lagos, bosques lagos....todo con muchos colores y animalejos de por medio.
Hemos visto jabalíes, caballos, avestruces, vacas y ovejas. Las avestruces nunca las habíamos visto por estos lares, pero aunque parezca raro, las ovejas y vacas tampoco son típicas del paisaje.fi.
Merece la pena una visita al parque natural de Helvetinjärvi, donde las rutas están bien señalizadas y donde no recomiendo ir con carrito de bebe.
Por el camino se puede hacer una parada en el museo de coches antiguos de Vehonieme, es pequeño pero esconde verdaderas maravillas, entrada gratuita.
Nos sorprendieron gratamente las torres de madera. Tal vez en sus orígenes tuviesen otra utilidad, pero hoy en día se utilizan como miradores desde los cuales se puede disfrutar de vistas espectaculares, así que no dudes en hacer un alto en el camino si te encuentras señales que te indiquen el camino a kirkkoharjun, vehoniemenharjun, haralanharjun, keisarin portaat o pohjolainen lintu ja maisematorni.
Nota de la autora: el nombre del lugar no le hace justicia, no sé como de peligroso será aquello en otras épocas del año, pero ahora, estaba bastante bonito.











 






 


jueves, 22 de septiembre de 2016

Alpiruusupuisto

0 comentarios

Helsinki tiene muchos parques y zonas verdes, incluso hay parques cementerio en los que la gente se sienta a improvisar un picnic o un botellón (en Finlandia también existe) pero junto con el jardín botánico y el invernadero destaca el Alpiruusupuisto, algo así como el parque de la rosa alpina. Fue diseñado y construido en 1975 
sobre un pantano natural,  y ampliado en 1996. Actualmente, además de estar abierto al público durante todo el año también es utilizado con fines de investigación por la Universidad de Helsinki.
El mejor momento para pasearse por aquí es a principios de Junio,  momento en que la mayoría de las flores están abiertas y demuestran todo su esplendor.



















Nosotros fuimos la última semana de mayo y ya me pareció una pasada, pero una amiga que venía con nosotros nos dijo que eso no era nada en comparación con mediados de Junio. 

Las flores estaban preciosas, gran variedad de colores y olía de maravilla.
Es un sitio habitualmente tranquilo, un parque con puentes de madera que determinan los caminos por los que puedes jugar a perderte. Y digo tranquilo, porque cuando fuimos, íbamos con 7 niños y, aunque lo pasaron bien correteando y jugando al escondite creo que nos 
cargamos la paz del lugar de un plumazo, aunque lo llenamos de vida, :).
El jardín mide cerca de 8 hectáreas, pero nosotros recorrimos sólo una parte porque la manada estaba más interesada en marcharse a jugar a la zona infantil que estaba al otro lado de la calle
















sábado, 17 de septiembre de 2016

Oulu

0 comentarios



Fue Fundada en el siglo XVII cuando Finlandia pertenecía al Reino de Suecia y lo que era una aldea costera prosperó gracias al comercio de brea. Hasta Oulu llegaban los barcos locales, río abajo y desde aquí se exportaba brea al resto de Europa.

En la actualidad la provincia de Oulu es bastante rica, cuenta con a universidad, un sistema educativo superior al resto del país, industria maderera, papel y acero.
Actualmente es la quinta ciudad más importante del país y la más importante del Norte.
En verano, cuando brilla el Sol (hay que matizar que Sol y calor no siempre son sinónimos de verano.fi) es un sitio bastante bonito y alegre, con su puerto, sus terrazas, la gente en bicicleta, la plaza del mercado, la estatua del policía gordinflón dando la bienvenida a quien le quiera observar.
La zona con más vida durante el día es la plaza del mercado, con puestecillos ambulantes y los restaurantes de fritanga, donde mis pollos añoraban el pescaito frito del Sur de España. En la misma zona se encuentran las construcciones de madera roja que en su día fueron almacenes y ahora funcionan a modo de restaurantes o tiendas de artesanía. Aquí descubrí una tienda con cerámica bastante chula y empezó a despertarme el gusanillo.
Supongo que también influye el hecho de que sea una ciudad universitaria, con una de las universidades tecnológicas más importantes de Europa y donde en la escuela de arquitectura han creado una linea arquitectónica que según me cuentan es conocida a nivel mundial.
Si te gusta la bici, este es tu sitio, tiene una red de carril bici espectacular, conectando no solo los distintos puntos de interés de la ciudad sino también conectando con los pueblos vecinos y las islas de alrededor, la red es mantenida tanto en invierno como en verano. En la oficina de turismo local te pueden facilitar toda la información y como esto es bastante llano no tiene demasiada dificultad, las bicis con silla de bebe y los carritos acoplados a las bicis, forman parte del día a día de casi toda Finlandia.
Como curiosidad, como ya comenté en una ocasión, aquí se celebra el campeonato mundial de guitarra imaginaria y tienen un dialecto un tanto peculiar; tengo una compañera de trabajo que nació en Oulu y utiliza algunas palabrejas que nadie entiende. Yo pensaba que era cosa mía y las iba ampliando a mi vocabulario, hasta que me dijeron que lo que se habla en Oulu, queda en Oulu.
A esta ciudad, puedes dedicarle unas horas si lo que quieres es pasear por sus calles, sus parques y degustar su comida o pasarte unos días si decides visitar sus museos, sus islas y los alrededores.
De su antigua castillo apenas queda nada, porque como ya comenté en una ocasión, en uno de los tratados de paz con Rusia, el país vecino exigía la destrucción de los mismos a lo largo y ancho de todo el país.
Nosotros paramos cuando íbamos rumbo a Cabo Norte, nos gustó bastante aunque no le dedicamos más de un día, habrá que pasarse en invierno a ver si de una vez por todas conseguimos ver una aurora boreal.