lunes, 22 de agosto de 2016

Explorando la ciudad

0 comentarios

Durante el mes de Agosto, ya lo he dicho en otras ocasiones, Helsinki se transforma y se llena de música y de color. Creo que es uno de los meses, junto con Diciembre, más animados. Si el tiempo acompaña hay vida en la calle; en esplanadi se improvisan botellones en el césped y en los bancos puedes ver a la gente disfrutando de su lata de cerveza, de su helado, de su copita de vino o con su botella de champán. No es muy pintoresco, pero hay vida más allá de sus casas y nadie molesta a nadie.
La ciudad se anima a partir de las 17.00 y lo@s lugareñ@s y l@s turistas pueden llegar a hacer que en algún lugar llegue a haber aglomeraciones, jeje, algo impensable en otra época del año (otra vez, a excepción de diciembre, del sivouspäivä o del día del restaurante).
En Alexanderinkatu siempre suele haber un músico animando la calle con un instrumento casero a base de botellas, pero durante el mes de agosto puedes encontrar pequeñas corales cantando por las esquinas, animando un restaurante o cuartetos de música en las terrazas.
Por eso, mi última visitante ha flipado en colores y me ha dicho que no se cree que me pueda aburrir en estas tierras de Norte. Todo le ha encantado, jejeje.
Durante los últimos días hemos explorado la ciudad y nos ha sorprendido todo lo que había para grandes y pequeñ@s: no sólo los conciertos improvisados, o los talleres de música y pintura para l@s más pequeñ@s, también nos hemos encontrado algunos espectáculos callejeros como este, en el que había bastantes voluntari@s para meterse en una cama ante las miradas de curios@s, turistas y nativ@s.
Así nos encontramos en keskuskatu unas camas perfectamente colocadas en fila. En un primer momento pensamos que sería una campaña publicitaria de camas o edredones, pero no, nada más lejos de la realidad, allí estaba Fernando Rubio con su  "everything by my side".

Más información en :

Helsinki Festival





Tal vez te interese:

martes, 16 de agosto de 2016

Se acabó lo que se daba

0 comentarios

Hoy se da por inaugurado el curso escolar en Vantaa, la semana pasada empezaron en Helsinki y durante los próximos días se irán abriendo los coles en el resto del país.
Mientras media España se vuelve a movilizar debido al inicio/fin de vacaciones o al retorno del puente, aquí nos movilizamos rumbo al cole, con los impermeables, los plastificaniñ@s y resto de accesorios.
Son menos de 10.000 niñ@s los que comienzan primaria dentro del área más poblada del país (Helsinki, Vantaa, Espoo). Hoy les darán su gorra amarilla (patrocinada por una compañía de seguros) para que se les vea bien al cruzar la calle, os recuerdo que la mayoría van solos al cole desde el primer día. También hay una óptica que se ha comprometido a pagar las primeras gafas de todos aquellos estudiantes de primero de primaria que las necesiten y como este año no tengo a ninguno de esa edad, no sé si les regalarán una tarjeta SIM para el teléfono como ocurrió cuando empezó mi primogénito.
El tiempo, que no ha sido muy veraniego en los últimos meses, ha decidido compincharse con el Otoño y  ya he visto a bastantes niñ@s con los gorros de algodón y las botas de agua puestas.
Aquí estaríamos encantad@s de quedarnos con esos graditos que les sobran a algunas provincias de España y si vienen acompañadas del astro Sol, muchísimo mejor.
Tiempo lluvioso, ventoso y los árboles empiezan a cambiar de color. El amarillo empieza a hacerse sitio entre las hojas verdes. Todos los años me sorprendo con este cambio del paisaje, todos los años me hago la misma pregunta, ¿estamos en Agosto, si?, ¿cómo es posible que los árboles cambien tan pronto su color? y todos los años pienso que se ha adelantado con respecto al año anterior. Pero no, empiezan ahora, es un proceso lento lentísimo y un buen día te das cuenta de que todo está amarillo con tonos rojos y alguna pincelada verde, muy bonito, no lo niego, con una luz especialmente intensa. Es el último chute de luz antes de que empiece el declive. Con suerte llegará pronto la nieve y lo hará más divertido.

Menos mal que aún, espero, nos queda el veranillo de San Miguel.

lunes, 15 de agosto de 2016

Tromso. Noruega

0 comentarios




Se encuentra en al Norte del país y es una de las ciudades más importantes de Laponia Noruega, hay una minoría Sami que ha ido inmigrando a Tromso desde otras zonas laponas y cuentan con escuela infantil Sami, asignatura de sami en los colegios, distintos cursos para mantener el idioma y un museo con su arte, cultura e historia.
En Tromso se encuentra la Mezquita más al Norte de toda Europa.
En la Edad Media fue importante núcleo de culto religioso, hasta aquí llegaban en barco desde las localidades cercanas para escuchar misa y al mismo tiempo aprovechaban el viaje para hacer negocios e intercambiar mercancías. Y así poco a poco fueron construyendo
cabañas de madera para alojar a l@s feligres@s y comerciantes y fue prosperando la zona. En el siglo XIX ya era considerado el mayor puerto de Ártico. Desde aquí salieron las grandes expediciones del siglo XX con destino al Polo Norte.
Es una ciudad de gran atractivo turístico tanto en verano como en invierno. No vas a encontrar grandes catedrales, ni edificios monumentales, pero la naturaleza que rodea la zona es realmente espectacular, con sus montañas nevadas independientemente de la estación del año, los lagos y glaciares, las carreteras estrechas y sus pueblecillos cercanos.
Cuando estuvimos por allí había unas olimpiadas de ajedrez y había tableros gigantes por toda la ciudad. En el escaparate de una tienda vimos un tablero muy chulo y cuando entramos a comprarlo nos dijeron que no, que hasta que no terminaran las olimpiadas de ajedrez no nos lo podían vender, parece que no andaban muy necesitados de venta.
En Tromso  los pollos lo pasaron en grande visitando el acuario y el barco ballenero convertido en museo. El acuario no es gran cosa, pero los pollos disfrutaron con las focas. En cambio en el barco si que alucinaron, no sólo por lo que vieron, sino porque había estancias en las que se podía jugar: en la cocina, en el puente de mandos. Había cosas muy curiosas y lo pasamos bien.
La ciudad, sin incluir las islas, es pequeñita y se ve con facilidad, no hay cuestas ni escalinatas tremendas, dificultad cero.
Lo que más nos gustó de todo fue subir al monte Floya, en el teleférico Fjellheisen. Desde arriba las vistas son una pasada. Nos llevamos unos bocatas y allí improvisamos un picnic con cafelito y bollo después en la cafetería de la montaña.
Mucha gente viene aquí en invierno (tiene aeropuerto) para ver las auroras, y para disfrutar de deportes de invierno; en verano, es parada para much@s de camino a Cabo Norte.
De camino a Tromso, desde el camping en el que dormimos aquel día, tuvimos que pasar por una carretera que estaba en obras y nos sorprendió que hubiese una furgoneta que fuese escoltando a los vehículos."folow me" decía, pues claro, ¿dónde vamos a ir? ¡si estamos rodeados de piedras y agua!.
Si tienes pensado pasar por aquí, debes saber que los veranos son fresquetes, por mucho que luzca el sol en verano, y en cuanto te quedes a la sombra necesitaras una chaquetica o un forro polar, Las noches en verano son casi inexistentes y los  Inviernos pueden llegar a ser fríos aunque menos que en Finlandia.

Tal vez te interese:

Sobre el Sol de medianoche

Teleférico Fjellheisen



Objetivo: Cabo Norte
































viernes, 12 de agosto de 2016

La playa de oittaa, excursión de un día

0 comentarios

Ubicación Espoo.
Si hace buen tiempo y no tienes nada que hacer, en coche se llega en un pispas, en autobús un poco más y en bici puede ser toda una aventura.
A la playa no le falta detalle: tiene su muelle, su barca, los vestuarios y duchas, tiene un restaurante, heladería y hasta tienda de productos típicos de la tierra con diseño 100%.fi.
Es la primera vez que veo una playa con este tipo de acceso para personas con silla de ruedas, alucinante la infraestructura.
Los pollos lo pasaron en grande en el parque del los angry birds que construyeron hace un par de años.
Para l@s más aventurer@s pegaico a la playa hay un camping con cabañas de madera en el que en los meses de verano, a buen seguro que no faltan los mosquitos.
Como detalle importante: ¡Atención a la vestimenta de la socorrista en pleno mes de Julio!












miércoles, 10 de agosto de 2016

Cenando en el Savoy

0 comentarios



Su terraza cubierta está ubicada en la octava planta del edificio al que llaman "palacio" en la esquina de Esplanadi con Kasarmikatu, Fue diseñado por Valter Jung y construido en 1936. Un año más tarde, en Junio de 1937, cuando Finlandia celebraba sus 20 años como república independiente fue innaugurado el restaurante.

Para decorar el interior de sus estancias contrataron los servicios de la empresa Artek, propiedad de Alvar Aalto y  Aino Marsio. De ahí que no falte su famoso jarrón en la decoración de las mesas.


Desde su inauguración fue conocido por la alta calidad de su cocina, inspirada en la francesa, pero en la actualidad destaca por ofrecer comida tradicional finesa de la más alta calidad.
Desde su terraza hay unas vistas espectaculares de la catedral blanca.

 Dicen que es uno de los restaurantes más chic de la ciudad y que Mannerheim, sobre el que hay muchas historietas ligadas al restaurante, era un asiduo a la hora de comer o cenar.
Entre las historias que se cuentan sobre Mannerheim está la de que ofreció al chef de un hotel cercano una de sus recetas favoritas y como a éste no le interesó se fue a hablar con el chef de Savoy para que lo cocinasen a sus gusto. Allí contaba con una mesa reservada a su nombre y nunca dejó que le aconsejaran sobre las delicatesen de la carta. Su mesa sigue estando a fecha de hoy donde él se sentaba en su día y hay una bebida que lleva su nombre.


Tal vez te interese: