sábado, 29 de abril de 2017

Comiendo en el cole. Todxs son de comedor.

0 comentarios

Creo que en todos estos años, aunque lo he comentado de pasada en numerosas ocasiones, nunca he dedicado una entrada única y exclusivamente a "lo que se come en el cole de Finlandia". ¿o sí?, mi cabeza empieza a fallar, así que en honor a Quyen (que tiene que hacer un trabajo para el cole de Madrid) he decidido recopilar información a ver si organizamos ideas..
¿En qué consiste el menú del cole en Finlandia?
Cuando yo iba al cole, tiempos ha..., lxs niñxs, aunque sólo fuese de 13,30 a 15.00 (tiempo destinado a la comida y recreo) nos dividíamos en "lxs de comedor" y "lxs de casa". Yo pertenecía al segundo grupo, comía en casa, y no me extraña, porque con el porrón de hermanxs que somos, habría hecho falta un sobresueldo sólo para pagar nuestro comedor.
El menú del cole es variado, no siempre es de mi agrado, pero tanto ellos como ellas aprenden a comer un poco de todo y a graduar la cantidad de comida que quieren comer. Aquí no existe el pollo a la jardinera, los macarrones con chorizo son sustituidos por los makaroniklaatiko (una de las comidas favoritas de lxs niñxs locales, macarrones con nata y carne picada, todo al horno y se toman con ketchup, los que yo he visto se quedan como una masa de cemento y su aspecto es bastante cuestionable), las lentejas y judías se toman con cuentagotas en la ensalada. Nuestros hábitos alimentarios son distintos, eso está clarísimo.
Tanto el desayuno, la comida y la merienda están incluidas en el precio de la guardería (que al ser educación no obligatoria hay que pagar -se paga en función de las horas y del sueldo de lxs tutores) y la mayoría de lxs niñxs salen de casa en ayunas y vuelven merendadxs.
La norma, independientemente del grupo, del centro y de la edad es que deben probar todo lo que tienen en el plato. Si se lo echa el/la propix niñx debe comerse TODO, si se lo echa un adulto y no les gusta la comida, basta con que lo prueben. Si se lo comen todo tienen derecho a un näkkileipa (pan con mantequilla), si han tirado comida a la basura, se entiende que no tenían hambre y no hay pan extra. A no ser el/la niñx sea especialmente mal comedor/a y entonces siempre le dan un pan de esos para que no se vayan a dormir/casa con el estómago vacío. (En el cole eso no lo controlan y yo tengo uno que me llega hambriento todos los días, tanto que me comería un dedo si me descuidase).
Normalmente los y las profes conocen la cantidad de comida que come cada uno de los y las niñas que tienen en su mesa, prefieren echar de primeras poca cantidad y que luego decidan ellos si quieren repetir.
La gran mayoría de niños y niñas entran en el päiväkoti antes de las 8, y casi todos desayunan allí. Suele haber una papilla de cereales (purroa) que mezclan con mantequilla o mermelada, un vaso de leche y el pan con mantequilla es opcional. Otros días les dan pan con algún tipo de fiambre al que siempre llaman makkara (salchicha), queso, tomate y pepino. Son fanáticos del tomate y el pepino.

A la hora de comer siempre suele haber un plato principal y un par de ensaladas. Es en las ensaladas donde les suelen meter la fruta (melón, sandía, manzana, melocotón, naranja, mandarina)
También les encanta la patata cocida (entera o en puré), la remolacha, la zanahoria y las salsas a base de nata.
Las sopas son variadas y a veces… un tanto cuestionables. De salmón, patatas guisadas con carne picada, de verduras,  y la peor….sopa con salchichas, zanahoria y patatas flotando.
De pescado toman salmón o merluza y a veces una especie de pudding que se supone que es de algún animal del mar. El pescado a veces va acompañado de pasta, en la sopa, en crema o con alguna salsa de nata y queso.
Merluza en dados, también con salsa tipo nata,
Pasta y arroz, salchichas, albóndigas tipo ikea y nuggets, también forman parte del menú. Las nuggets pueden ser de salmón, de pollo o de merluza.
Si en el aula hay alumnx/docente vegetarianx también tienen menú especial, al igual que son muy respetuosos con el tema religión/alimentos.
No suele haber postre, de vez en cuando meten alguna pieza de fruta entera, pero no suele ser lo habitual, como digo la fruta va en la ensalada.
Las verduras cocidas son un clásico, casi tan habituales como el puunajuri, el pepino y el pan con matequilla
Para merendar, a veces hay una especie de yogur casero (de frutas del bosque, natural o de mango), otras hay pan con mantequilla y pepino o tomate, pan con huevo duro y mantequilla, pulla, tarta de queso (pannukakku), También les gusta una especie de mermelada, que suele tener topezones, líquida llamada kiseli. y siempre acompañado de leche, que como he dicho más veces es la bebida habitual, aunque quien quiera puede beber agua o piima.
Lxs profes suelen comer la misma comida que lxs niñxs, previo descuento de su nómina del precio del menú (es algo simbólico lo que cuesta dos/tres euros), pero también, si lo prefieren, pueden llevar su comida de casa.

El desayuno y la merienda se preparan en la cocina del centro, la comida la prepara un cattering para todos los coles, escuelas infantiles y centros de tercera edad (todxs comen lo mismo).
La comida se lleva de la cocina a las aulas (en la E,I comen en el aula, en el cole hay comedor) en un carro como el de la foto. Cada semana hay dos ayudantxs, que van rotando y son lxs propios alumnxs con la ayuda de un docente quienes llevan y traen en carro y ponen la mesa, son lxs "ruoka apulainen").
Una vez han terminado de comer cada cual lleva su plato, vaso y restos al carro y se toman su pastillita de xilitol.

PD: Lo que acabo de contar es sólo para quienes van a la Escuela Infantil (hasta los 6 años), una vez que pasan al cole ya van desayunados, en el cole les dan de comer, pero casi no se controla lo que comen) y sólo llegan merendados si les apuntas a las extraescolares que facilita el centro (previo pago).

Hace unos años, la comida que sobraba se la podían llevar lxs docentes a casa, se preparaban un tupper y para casa, pero cambiaron la política de empresa y ahora va todito a la basura. Decían que con el sistema anterior se corrían el riesgo de dejar con hambre a algún alumnx en beneficio de quien se llevaba la comida. Supongo que habría otra razón de peso, porque he visto alguna vez esos carros de comida y os aseguro que no me la llevaría a casa ni regalada.
Nunca han tomado mis hijos las lentejas, cocidos, verduritas rehogadas e inventos varios con tanto apetito como desde que vivimos aquí.

Tal vez te interese:

viernes, 28 de abril de 2017

cosas que pasan, a veces. II

0 comentarios

Dos hechos insólitos en un mismo día.

¡Un bote lleno de bolis en una mesa desierta!, increible pero cierto. Cuando entré en el centro comercial ahí estaba la mesa, ahí estaban los bolis. Al salir de hacer la compra, seguían los bolis en el mismo lugar. La gente los usa y no se los lleva, wowchiwow. Aún recuerdo cuando en la ventanilla del banco desaparecían a pesar de estar atados.


Ascensor bastante estrecho, no sé si se percibe en la foto. Supuestamente apto para 17 personas. Íbamos cual sardinas en lata. Pero lo sorprendente de la situación, es que a pesar de ser tod@ desconocid@s, la gente estableció conversación y hasta hicieron algún chiste al respecto. Supongo que será un efecto secundario al cambio climático o indicativo clarísimo de que se acerca la primavera.

domingo, 23 de abril de 2017

Matarile como el tiempo

0 comentarios


video
Si es que así no hay quien se centre, amanecemos a -5 grados y con éste paisaje desde la ventana y hace apenas dos horas el termómetro de la ventana de la cocina marcaba 20 grados. ¡25 grados de diferencia entre las 8 de la mañana y las 8 de la tarde!, así es el tiempo en Finlandia y sobre todo en primavera.
Pero como aquí el tiempo no echa para atrás a nadie, a nosotros tampoco, así que hemos salido para ir como todos los años a nuestra cita con el partio pamaus. Hemos tomado tortitas o al menos lo hemos intentado, escalado a los árboles y al puente flotante. No se nos ha ni pasado por la cabeza probar la sopa de guisantes y muchísimo menos llevar nuestra propia tartera para llevarnos un par de raciones a casa. Si algún día llega a ocurrir, por favor, venid a rescatarnos
El mercadillo estaba menos boyante que otros años, pero como es imposible resistirse hemos salido de allí con un kit completo de esquies y palos por el módico precio de cinco eurípides.

Tal vez te pueda interesar: Partio pamaus







En el cole. Finlandia 1917.

0 comentarios

Damos por finalizada la semana de festejos y aniversarios hasta próximo aviso.

En el cole parece que lo están dando todo para celebrar los 100 años de Finlandia como país independiente. Así que hemos tenido una semana temática de lo más entretenida.

Excursión a Ateneum: a tod@s se les han llevado a Helsinki para disfrutar del arte.fi. Han recorrido las galerías del museo exaltando las grandezas de la pintura finlandesa, sus paisajes, sus costumbres y tradiciones. Lo que más me llamó la atención es que a uno de los pollos, el guía les contó que para ver el Ateneum al completo, con todas sus salas y cuadros serían necesarios 8 años de su tiempo. Ejem, yo he estado allí varias veces y  tal vez hubiese muchas salas cerradas. Será desconocimiento, o subjetividad por mi parte (el Ateneum no es de mis museos preferidos),  puede que tengan unos sótanos llenos de cuadros y esculturas que lleguen hasta Suomenlinna, o cientos de salas ocultas y clausuradas al público), porque si no es así, aquello es que se ve en unos minutillos. Vamos, que con dos, tres horas (siendo positiva y a la velocidad del caracol) se ve todo lo que se expone al público.

Han estado cocinando platos tradicionales del lugar. Mucha patata, mucha zanahoria, rábano y colinabo. Los pollos han prestado atención, pero por suerte no han manifestado interés alguno en cocinarlos en casa. Por los pelos me he librao de comer tubérculos a todas horas.

Juegos tradicionales de Finlandia. Sería un buen eslogan publicitario, juegos de ayer, de hoy y de siempre. 

Y el viernes, transformaron el cole para hacer un viaje en el tiempo a Finlandia de 1917. Tanto profes como alumn@s tenían que vestirse como hace un siglo y estuvieron documentándose de como era ir al cole entonces. 

Tal vez te interese:

miércoles, 19 de abril de 2017

De puente a puente y tiro porque me lleva la corriente. Uunisaari

0 comentarios



Aprovechando la visita de la abuela patrulla nos fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Caminando caminado terminamos en la zona de kaivopuisto, allí nos sorprendió un puente flotante que comunicaba la ciudad con la isla de Uunisaari. Normalmente se accede por barco, una pequeña embarcación que supongo está financiada por lxs del restaurante.
Habían puesto la pasarela flotante para favorecer la asistencia a una exposición de pintura que había en la isla y ¡menuda exposición!, nos quedamos sin habla las dos.
La isla es pequeña pero curiosa de ver, y lo divertido es que estaba comunicada (para la ocasión) por pasarelas con otras isletas. Las pasarelas eran un poco resbaladizas, pero mi madre que más que valiente es inconsciente se lió la manta a la cabeza y al ver que todo el mundo cruzaba dijo, si ellos pueden yo también. Todo el mundo iba con paso firme y muy decidid@, pero nosotras íbamos
con más miedo que vergüenza. Mi madre no sé que iría pensando, pero yo me decía a mí misma: quien me mandará a mí hacer caso a esta mujer; Báltico congelado a la derecha y en proceso de descongelación a la izquierda. Las dos de secano y poco aficionadas a la natación y deportes acuáticos. Yo decía, como se me caiga aquí, a ver como lo explico en casa. ¿porqué nuestras botas resbalaban más que las del resto?, yo creo que más
que cuestión de calzado era cuestión de seguridad.
El restaurante estaba chulo, Enormes cristaleras y la comida tenía buena pinta y juzgar por el número de comensales debería estar estupenda, porque estaba hasta los topes.
 PD: Se me olvidaba, también hay sauna, 10 euros por persona.







 








lunes, 17 de abril de 2017

2x1 en grifos de baño

0 comentarios

He decidido llamarle el grifo avión. Hasta la fecha el grifo más fashion que he visto.
Lo descubrimos en el aeropuerto de Reikiavik. Pero como no, a Finlandia también ha llegado. Lo hemos visto en los baños de Stockman y en los del cine.
Es tan ruidoso como curioso. Tiene dos sensores, uno que facilita que salga el agua (por el centro) y otro que seca, cuando pones las manos en los laterales que parecen las alas.
Y si tienes un ratín, es divertidísimo ver como la gente se queda patidifusa al verlo. Y como investigan cual ratas de Skinner, su funcionamiento.
Jeje, me lo pasé fenomenal cuando, mientras esperaba a que saliesen mis hijos de su cubículo, pude comprobar como reaccionaba la gente ante tan curioso aparato. Mas de una se salió con las manos sin lavar.
A mi me habría pasado lo mismo si no me hubiesen avisado mis hermanas por adelantado.
¡Ay Reikiavik!, ¡qué bien lo pasamos!.