martes, 29 de marzo de 2016

Lahti, excursión de un día.

0 comentarios

A una hora en coche al Norte de Helsinki se encuentra Lahti, una ciudad moderna y relativamente pequeña.
Tiene una calle comercial, con las tiendas habituales, en las que los centros comerciales se conectan bajo tierra.

La ciudad como tal, a mi juicio, no merece mucho la pena. Tiene algunos edificios bonitos, sobre todo los universitarios y otros tantos de principios del siglo XX, varios parques y algunas cafeterías chulas. Destaca el ayuntamiento, del mismo arquitecto que la estación de tren de Helsinki, Eliel Saarinen y la iglesia de Alvar Aalto.
 Pero los trampolines de saltos de esquí son impresionantes, sobre todo si tienes la suerte de coincidir con un día de competición, como nos pasó a nosotr@s. Los trampolines son tres,
el más largo mide 73 metros de alto y 116 de largo.











 



















El puerto también nos gustó un montón.
El lago estaba congelado, y a pesar de estar a finales del mes de Marzo, la capa de hielo era tan gruesa que hasta había esquiador@s de fondo y pescadores probando suerte. Tenía mucha vida, y se veía a l@s esquiadores pululando por allí después de la competición.
Hacía una rasca tremenda, creo que es la primera vez en mi vida que he sentido ese dolor en los dientes a causa del frío exterior. A pesar de estar a sólo -3 grados, había una brisilla muy fina que hacía que la sensación fuese de mucho más.
A orillas del lago "Vesijärvi", se encuentra el Sibeliustalo, una sala de conciertos con estructura de madera y cubierta como si fuese una urna de cristal. Está unida a lo que fue una antigua fábrica de ladrillo rojo contruída en 1908. Aquí se celebran conciertos, convenciones y espectáculos varios. Fue construído en el año 2000 y en 2009 fue elegido como una de las salas con mejor acústica del mundo.

Al otro lado del Vesijärvi se encuentra Hollola, donde encontramos más pescadores esperando pacientemente que cayese algún pececillo. ¡Qué paciencia!. Allí estaban, algunos sentaicos y arrastrando su trineo de un lado a otro y otros, con algo más de prisa iban aprovechando agujeros que ya estaban hechos.
El lago desde Hollola también nos encantó, y yo respiré tranquila al comprobar el grosor de la capa de hielo. De hecho hasta que no lo ví no dejé que los cachorros anduviesen libremente por el lago.
A juzgar por las cuerdas que colgaban de los árboles a orillas del lago; aquí se lo tienen que pasar en grande en verano.
A 15 km de Lahti hay una iglesia del S.XV muy bonita. Como curiosidad, las columnas del centro de la misma hacen que sea prácticamente imposible ver el Altar Mayor a no ser que te sientes en el coro.

miércoles, 23 de marzo de 2016

2 comentarios


martes, 22 de marzo de 2016

Nadando en el lago helado

0 comentarios





Viernes por la tarde, casi anocheciendo.
 Mientras en Madrid mis amig@s se van de cañas para celebrar la llegada del fin de semana, a juzgar por como estaba de lleno el aparcamiento de Kuusijärvi, Vantaa, aquí la gente prefiere quedar para ir a la sauna de humo y darse un bañito después en el lago helado.

Si quieres saber más sobre cómo y dónde nadar en aguas heladas:














domingo, 20 de marzo de 2016

Virvotaneando.

0 comentarios

Como todos los años ya está todo listo para "virvotanear".
L@s niñ@s del lugar lo viven como un gran acontecimiento, tanto que en muchos casos lo tienen perfectamente planificado: durante la semana han quedado con amig@s primero para ir a recoger las ramas, luego para decorarlas y hoy domingo quedarán para ir de casa en casa a bendecir al vecindario y recoger su recompensa: chuches y chocolate.












Mis pollos, que ya están en proceso acelerado de "finlandesización", han dicho que hoy no se mueven de casa hasta que no hayan venido unos cuantos amigos a virvotanearles. Me tranquiliza saber que aún no se han convertido del todo, al menos los dos mayores, pues ni se han disfrazado ni tienen pensado salir a repartir ramas. El pequeño está dispuesto a salir, hasta tiene el disfraz listo (juntando trapos de aquí y de allá), pero conociéndole... me da a mi que le va a poder la vergüenza.
Tenemos la casa llena de ramitas de colores (se han pasado tres tardes en el cole haciendo sin parar), así que como vengan muchos amigos vamos a tener que exportarlas.
El proceso está tan arraigado, que hoy en el centro comercial había un "punto gratuito de manualidades para decorar las ramas".

Si quieres saber más sobre virvotanear:

jueves, 17 de marzo de 2016

Vuelve la bici

0 comentarios

Nos pueden las ganas de Sol y buen tiempo y así nos ha pasado, que nos han pillado desprevenid@s.
El pasado Domingo amaneció pasadas las 6.00, el día estaba algo nubladillo pero poco a poco se fue despejando y a eso de las 10.00 hacía un sol espléndido, así que decidimos desempolvar las bicis que llevaban desde Noviembre en el trastero y salir a pedalear un rato.
La ida fue bien. Los pollos se montaron en la bici, empezaron a pedalear y ni la nieve ni las mini placas de hielo les hacían parar el ritmo; a mí me costó un poco más, sobre todo en las cuestas arriba. Nunca he agradecido tanto la presencia de los semáforos en rojo, que me daban un poco de tregua y si no siempre queda el recurso de parar para hacer una foto.
Al llegar a nuestro destino, Luukki,  seguía luciendo el Sol y aquello estaba muy bonito, con la nieve, l@s esquiador@s, alguna que otra familia con el trineo, ningún otro inconsciente había llegado allí después de 12 km pedaleando con seis cachorros humanos.
Encendieron el fuego para las salchichas, los pollos jugaron, se enfadaron, se volvieron a reconciliar...y sin venir a cuento y sin avisar el sol se ocultó tras una nube y no volvió a aparecer. Pajarito nos quedamos, en cuestión de minutos bajó la temperatura muchísimo y decidimos levantar el campamento.
El padre de las criaturas y la que suscribe estábamos dispuestos a volver con nuestra manada en bici, pero los otros tripulantes, que llevaban furgoneta escoba nos ofrecieron hueco para la manada. Humanos en el primer viaje, bicis en el segundo.
Yo creo que la manada habría aguantado, no es la primera vez que vamos y volvemos en bici a Luukki, pero no era plan de machacarles el primer día, o de quemarme a mí, que ellos tienen a buen seguro, más fondo que yo.
Son varias las razones que nos hicieron confiar en el tiempo (error):
1- El día anterior había podido salir a la calle, por primera vez en meses, con zapatos. Ningún zapato espectacular, uno normalito, pero zapatos al fin y al cabo. Es un hecho que carece de interés para mucha gente, pero no para mí que desde el mes de Septiembre no me he quitado las botas.
Haga clic en Opciones2- Ver que los vecinos llevaban dos días tendiendo la ropa en el jardín.
3- Haber podido disfrutar, el día anterior, de un rato largo en la calle sin gorro ni manoplas.
Tal vez te interese:


lunes, 14 de marzo de 2016

Se cambia piñata por caña de pescar

0 comentarios

Así son los "cumples.fi": al cole se llevan chuches, galletas o zumos; alguna cosilla para compartir con l@s compañer@s, se canta el cumpleaños feliz y luego son las propias criaturas las que reparten las invitaciones. Sí, en papel o de cartón como en tiempos remotos. En general la cosa se limita, al igual que en España, a los cánticos y reparto de galletas (lo normal es llevar galletas de los mumin, de princesas o de los angry birds, nosotros llevamos filipinos)
Si l@s pollos están todavía en el päiväkoti, la cosa se celebra un poco más a lo grande: además de compartir las chuches o viandas varias (hay quienes llevan verdaderas merendolas); se les
canta el cumpleaños feliz en varios idiomas, la criatura homenajeada se suele sentar frente a una tarta, se suele disfrazar, y escucha sonriente los canticos; uno de sus momentos favoritos suele ser cuando cantan "pikkupoika posteljooni": un@ de los compañeros se disfraza de carter@ y al son de la música va recorriendo el aula (como si fuese el/ carter/a que recorre todo Finlandia), hasta que después de tropecientas vueltas entrega la tarjeta de felicitación a su amig@.
En el päiväkoti las invitaciones se dejan en el perchero de cada niñ@; los cumples no son tan multitudinarios como a los que nos invitaban en España y no está muy difundida la "invitación whatspp".
En casa no se suelen poner medias noches ni sandwiches, suele haber guarrerías varias y luego un plato con fruta cortada. Me hace mucha gracia cuando una vez saciado su hambre y sin ser capaces de llegar a la tarta, se levantan y dicen "gracias por la comida" y se van a jugar tan panchos.
Lo que más le gusta a mi pollo pequeño es cuando ponen una tela en el marco de la puerta, atan una cuerda a un palo (caña rudimentaria) y les ponen a pescar una bolsa de chuches; al otro lado de la tela siempre hay un adulto atando/ enganchando la bolsa a la caña.

Si quieres escuchar la canción, pincha el link:

Suomen lastenlauluja | Pikkukoika posteljooni

Minä olen pikkukoika posteljooni, posteljooni, posteljooni,
ja minä olen pikkupoika posteljooni ja kiertelen ympäri suomenmaan.
Minäpä se jakelen ne kirjeet ja muut, ne kirjeet ja muut, ne kirjeet ja muut.
Minäpä se jakelen ne kirjeet ja muut, ja naurussa ompi tyttöjen suut.
Eikä mua ilahduta mikkään muu, ei mikkään muu, ei mikkään muu,
kuin siniset silmät ja naurava suu.

jueves, 10 de marzo de 2016

Carteles curiosos

0 comentarios

Aquí va una recopilación de unos cuantos carteles que nos hemos ido encontrando por estas tierras del Norte y que por un motivo o por otro han llamado nuestra atención.
El del perro haciendo caca lo tenemos cerca de casa, llevamos más de un año viéndolo casi a diario y hasta ayer no caímos en que ponía NO en lugar de EI.
El del pis de humanos me encanta, jejeje. Había visto alguno en el que señalizaban que tanto hombre como mujeres tenían que hacer pis sentados, pero no se me había ocurrido que haya quien lo haga en cuclillas sobre la taza.
En el de los animales te dicen algo así como que borres/limpies tus huellas.



El de la liebre, el erizo y la rana es de nuestros favoritos, está al inicio de un paso que va bajo la carretera, para evitar tener que cruzar por donde pasan los coches.

El de los renos es muy común por estas tierras del Norte, es como el de precaución vacas. En Noruega, entre fiordo y fiordo encontramos este mismo cartel pero con el reno escapándose de la señal, lástima no haber podido parar.
Muchos sobre pises de mascotas. No sé si había contado antes, que en algunas zonas del país hay que pagar un impuesto extra si tienes perro. Solo en algunos municipios.













Los carteles con el hombre de rojo los puedes encontrar durante todo el año. Incluso hay alguna tienda en Helsinki en la que es Navidad todo el año.


Tal vez te interese: