miércoles, 24 de abril de 2013

¡anda! ¡los donuts!

¡Madre mía!, ¡madre mía! ¡madre mía!.
A saber cómo va a terminar el asunto de las llaves.
Ayer, me las volví a dejar olvidadas en la cerradura de la calle del cuarto de las bicis; sí, las encontró el padre de mis criaturas por casualidad. Aprovechando que los días son más largos, salió a dar una vuelta en bici cuando los cachorros ya estaban "en el horno" y al ver unas llaves puestas en la cerradura, pensó que eran mías y las subió a casa.
Cuando me lo contó... empecé a preocuparme de verdad, dos veces en dos semanas en la puerta del cuarto de las bicis, el otro día en el cuarto de las basuras (caseta de madera a 20 pasos de casa, en el aparcamiento común)... en fin... que esta mañana, cuando me disponía a salir de casa, me he encontrado una cuerdecita con unas llaves colgando en el picaporte. Ni corta ni perezosa, he pensado, ¿son para mí?,¡ mis llaves!, me las he enganchado al bolsillo del abrigo (a la cremallera) y he salido. Cuando estaba en el ascensor.. me ha entrado la duda... si el padre de mis hijos me ha dejado las llaves colgando de la puerta y en mi monedero hay otras... ¿de quien es la llave que sobra?. he subido, he comprobado que las de la cuerda abrían y me he vuelto a marchar, contenta y satisfecha.
De camino al cole del primogénito he hablado con el padre de mis hijos, sobre el tema de las llaves, le he preguntado que de dónde era "la tercera llave", mi pregunta le ha sorprendido bastante, no existe una tercera llave...; así que... antes de ir al cole de pequeños... he vuelto a pasar por casa para confirmar si la tercera llave abría nuestra casa; aparentemente es igual que la otra. Cual sería mi sorpresa cuando he visto que no abría mi casa. oh oh... ¿hemos robado la llave a algún vecino despistado? ¿hay más olvidallaves en el barrio? ¿podemos hablar de epidemia?, he bajado al cuarto de las bicis y ya mi sorpresa ha sido aún mayor cuando he comprobado que la tercera llave no sólo no  abría la puerta de mi casa, tampoco la del cuarto de las bicis ni la de las basuras, ¿de dónde ha salido entonces?. La respuesta ha llegado después, es del cuarto de secado o del trastero.
No sé en qué estaré pensando, entre amigos y familiares me han dado varias soluciones para que esto no vuelva a suceder, colgármela del cuello, de la muñeca..., en fin... mientras lleve abrigo... voy a ver si esta solución funciona y sino... seguiremos pensando en grupo. Nando, sé que tú me comprendes.
Hacía tiempo que no era "tan reincidente" en algún despiste, hubo un tiempo, cuando nació el tercer cachorro y los otros dos contaban con tan solo 18 meses uno y 34 el otro... en el que en varias ocasiones me confundí y en lugar de echar el pañal a la basura lo metí en la lavadora, guarrería total...no recomiendo que lo hagáis, en aquel momento pensé en usar pañales ecológicos para evitar males futuros.
Si ya me lo decía mi amiga Sánchez.... ¡ay Gasca!...
¡cómo te menguas con cada embarazo!

9 comentarios:

Maria Gasca dijo...

JAJAJAJAJAJAJA
si el que no tiene cabeza.. tiene que tener pies!!Ya lo decía la abuela.
Debo reconocer que no te has caracterizado nunca por tener pocos despistes.. pero empiezas a llegar al nivel de Piluca... y eso es preocupante... bastante... que será lo próximo? olvidarás a algún hijo y Miguel Angel lo encontrará en el cuarto de las bicis?!?!

Susana Gasca Escorial dijo...

Calla calla....
Creo que hablan lo suficiente como para avisarme. Recuerda que estamos hablando de "los chicharras" y uno canta desde que se despierta hasta que se acuesta.
Menos mal que el final de la nieve ha supuesto tambien el final de los villancicos. Jjjj

Anónimo dijo...

Cualquier dia te dejas la cabeza...jajaja

fernando martínez dijo...

Pero, entonces... ¿de quién era el tercer juego de llaves?

Maria Gasca dijo...

eso digo yo... mucho jiji jaja... pero tienes un vecino que lleva dos días en la calle.. o en el cuarto de bicis ese. dónde al parecer siempre hay algo o alguien!

Susana Gasca Escorial dijo...

El tercer juego de llaves es nuestro. Como todas las llaves son iguales.... Intente abrir la puerta de casa y nada, baje al cuarto de las bicis (dispuesta a dejarla puesta en la cerradura, para que se la llevase quien fuese menester) pero tampoco abria.....fue entonces cuando me mosquee.....y el padre de mis hijos me ha confirmado que es del trastero y cuarto de secado. Lugares del edificio que no frecuento hasta la fecha.

Ana dijo...

Yo no digo nada, pero hasta ahora los despistes aumentaban sospechosamente en una circunstacia... No sé si me explico...

Anónimo dijo...

...te explicas clara y meridianamente, querida hermana 6.

Susana Gasca Escorial dijo...

Jajaja.

Publicar un comentario