domingo, 31 de marzo de 2013

bye bye sister....

El equipo "Anacardo"  parte hoy hacia Madrid después de pasar 10 días con nosotros. Mañana, antes de salir el Sol, Tantemadrina y Don Ramón (en adelante marqués prusiano), seguirán el mismo camino.
En estos días, hemos ido tantas veces a Helsinki, que creo que a la próxima visita, la podrán guiar los pollos sin ayuda del mapa.
Olga, ya hemos empezado la cuenta atrás.
Han visitado el zoo, Porvoo, callejeado por la capital, suomennlina....,  y aún así, cuando llegaban a casa, seguían con ganas de jugar, bañar a los niños, manualidades, el elefun (subvencionado por los abuelos y descubierto el pasado mes de Diciembre en el cumpleaños de Carlota)...
Con ellos hemos descubierto un juego nuevo, "el resbalaculos", y una megacuesta para practicarlo.
Hermana 8, se va contenta y satisfecha, ha descubierto que su sobrino menor ha heredado su talento musical, por desgracia... sólo la voz y su capacidad de componer letras, el piano... lo dejaremos para más adelante.
Los hermanos no se eligen, las hermanas tampoco, pero puedo decir que yo tuve suerte el día del sorteo, hasta con los que hemos adoptado a lo largo de los años. Esta cursilada arruinará mi reputación y se volverá en mi contra en futuras cenas y reuniones familiares, lo sé; pero es que la primera parte de la expedición acaba de salir por la puerta...
Lo bueno de los y las hermanas es que te ríes y lloras con ellos y ellas sin control, te enfadas y reconcilias, a veces  tardas más y otras menos en volverles a hablar, pero lo importante es que sabes que siempre están ahí. Hasta para despertarlas en medio de la noche porque te has puesto de parto.
Durante estos días nos hemos reído muchísimo, hasta llorar. Con los niños y con los adultos, echaremos de menos las cenas y sobremesas, a parte del resto de apoyos. Cuando estoy en Madrid, forman parte de mi red diaria de supervivencia, hacen que el día a día sea más fácil. Estoy intentando engañar a alguna para que se queden a medio/largo plazo.
Gracias por esas webs, de recortables y manualidades varias, que ya forman parte de "los favoritos" del ordenador.
Esto es amor de tía, tarta de angry bird, para celebrar el 6ª cumpleaños del primogénito. Sí, era comestible, chocolate blanco teñido de verde.

Siempre nos quedará el grito de alarma que interrumpía las tertulias de la cena,
"a los orinales.."
Los lugareños son bastante amantes del silencio. O las casas están muy bien aisladas, o mis vecinos no dicen ni mú, salvo el que tiene un reloj de cuco que marca todas y cada una de las horas del día. Como no está permitido hacer ruido en casa desde las 22.00 h. hasta las 8 de la mañana, intentamos tirar de la cadena lo menos posible en ese periodo de tiempo, lo que ha hecho, que a las 21.55, una de las frases más repetidas todos los días haya sido ¡¡a los orinales!!. 
Se ha ido "la Tante Cojín", "el perezoso", y resto de expedición ya está preparando la maleta, pero aquí les esperamos.
¡VOLVED PRONTO! Helsinki os espera!! y nosotros también.

3 comentarios:

Ángela dijo...

Muchísimas felicidades a Martín de mi parte!!! le echo mucho de menos!!!

fernando martínez dijo...

Bueno, diré, porque quiero ser agradecido (porque es de justicia), que yo, como hijo/hermano adoptado que soy vuestro, no sé si os elegí o me elegisteis, si me tocasteis en una lotería u os castigaron conmigo por alguna fechoría cometida en otra vida, lo que sí sé es que me habéis pegado (a excepción de Ana), reñido, no besado, os habéis metido conmigo, me habéis animado, alegrado, acompañado en una etapa especialmente dura de mi vida, y en fin, me habéis aceptado y tratado como uno más de vuestra numerosa familia. Quiero que sepáis que os quiero.

Ana dijo...

Madre mia... ¿¿Quiénes sois y qué habéis hecho con mi familia?? Yo creo que tanto tiempo sin expresar los sentimientos os han hecho daño... Sois Gascas (Fer, tú también!), los Gascas son fuertes y duros, esas ñoñerías dejadlas para los débiles; recomponeos!!
Susana, es cierto, este alarde de emoción va a traer cola...

Además... yo también os quiero!!

Publicar un comentario