lunes, 4 de marzo de 2013

abuelos y abuelas patrulla


Los abuelos deben regresar al campamento base, allí tienen más polluelos que les necesitan y un perro del que hacerse cargo, a parte de sus asuntos varios. Han estado aquí 15 días en los que los pollos les han disfrutado a tope, esto era como una fiesta, hasta yo me he podido permitir bajar un poco la guardia, que se agradece y mucho, por las noches he dormido de un tirón, he tenido una cura de sueño y he podido ser más permisiva de lo habitual, dentro de la norma.... que luego a ver quien vuelve a la rutina...
En estos días, hemos perdido a la abuela en la nieve, hemos explorado nuevas tierras, se han tirado con el trineo con los nietos, les han achuchado y dado caprichos, han jugado con ellos durante horas en la alfombra, aún a riesgo de no poder volver a levantarse...les han peinado como a "don Paquito", lo que en idioma comprensible significa que les han "repeinado" varias veces al día. Lo de lavarles la cara y darles crema y cacao lo llevo a rajatabla, pero lo de peinarles... es algo que se me olvida siempre, pero siempre siempre, desde hace seis años...., así vamos con los pelos que vamos, menos mal que aquí siempre llevamos gorro.
La abuela patrulla ha llevado al mayor al cole todos los días, como hacía en Madrid, les ha paseado en trineo cual husky siberiano, ha puesto y quitado patines, curado heridas, contado cuentos, jugado a la oca, al parchís, a los combates pokemon, consolado cuando estaban tristes, hecho reír cuando querían llorar, nos ha traído ricos productos y manjares, que aunque también los tenemos aquí, saben más ricos cuando los traen de casa; el abuelo patrulla, se ha despertado con el sonido de los chicharras, ha hecho fichas del cole todos los días, dibujos, enseñado a leer, torturado con tormentos de risas, jugado a los angry birds con construcciones de madera y con el teléfono también, les ha contado historias, explicado películas, sesión de gimnasia cuando al final del día están nerviosos y agotados, me ha colocado tanto las estanterías que voy a tener que llamarle para encontrar las cosas (mejor así, porque antes tampoco las encontraba y era por despiste propio, sin tener a quien recurrir para ayudarme a buscarlas). Aún no todas las cosas han encontrado su sitio después de la mudanza.
A los abuelos patrulla también les cuelgan los pies.
Nuestros abuelos patrulla recorren España y resto del mundo en busca de sus retoños, han viajado a Cádiz, a Sevilla, Madrid, Munich y hasta a Helsinki les hemos traído, jajajaja, lo siento María, no fueron a Hamburgo porque no había nietos ni cocina que montar.
Conocemos más abuelos como los nuestros, en Vigo tenemos uno, al que llamamos Papá Nöel, por su parecido físico, jajaja. No ha dudado en cruzar el charco para ver a sus chicos largas temporadas, en curarles y cuidarles cuando están enfermos, en explicarles sus dudas y mucho más.
Sí, en Argüelles también tengo yo a uno fichado, no es que le espíe, es que le conozco personalmente desde hace muchos muchos años, tiene dos nietos, Nicolás e Íñigo, y puedes verle a cualquier hora del día, incansable, con el carrito o con el mayor de la mano, paseando, en el parque o de camino al cole diciendo... "se ha despertado de la siesta y ..." o "mientras la abuela le prepara la comida salimos a que les de el aire", porque su abuela no se queda corta, vive con el corazón en un puño. Yo les llamo "el abuelo patrulla" y "la abuela fan".
Estos abuelos de los que os hablo tienen la suerte de poder disfrutar de sus nietos, como los nietos de poder disfrutar de ellos, ya están jubilados y no trabajan REMUNERADAMENTE, nos hacen más fácil el día a día igual que los tíos y tías, parientes cercanos, amigos y vecinos, gracias, espero que vayáis viniendo poco a poco. Aunque.... como me debo a mis lectores y lectoras... tendréis que tener cuidado con lo que hacéis, jajajaja, todo es susceptible de ser publicado, que a mi pobre madre la traigo frita, jajaja.
Nota de la autora: tras el incidente del primer día en la que veíamos como a la abuela se la tragaba la nieve hasta más allá de las rodillas, compramos unos bastones... que aunque su función es la de apoyarse en el suelo... también pueden servir para que los levante y podamos saber donde se encuentra, en caso de hundimiento mayor.

3 comentarios:

Abu dijo...

Por alusiones: han sido 15 días estupendos, y creo que en menos de un mes me recuperaré del dolor de rodillas (ocasionado por estar jugando en la alfombra). El resto de pequeñas molestias causadas por las heladoras temperaturas, gritos de las "chicharras", ruidos penetrantes de las obras de la escalera no han sido suficientes para empañar la satisfacción de estar con hijos y nietos. Vamos a reservar los billetes para volver cuando se vea la hierba.

Maria Gasca dijo...

...No vinieron a Hamburgo porque no les dio tiempo!!
Que no lea esto mi madre, que me han dicho que es bastante sensible... A alguien has tenido que salir, digo yo, y mi ahijado Martín igual... Tendré que ir, para poner orden por esas tierras!

Le dijo...

Qué emocionante!!!!
Besos:
Le

Publicar un comentario