martes, 26 de mayo de 2015

Näkkileipä

Es otro incondicional en el päiväkoti. Pan de centeno con mantequilla. Siempre se lo dan después del desayuno, de la comida y de la merienda. Es como una especie de premio para los que se lo han tomado todo y también sirve de comodín para que nadie se quede sin comer. Si a algún niñ@ no le gusta el desayuno, la comida o la merienda, después de que prueben al menos una cucharada (las normas varían en función del docente/niñ@) les dan un pan de estos con mantequilla y así no se quedan con el estómago vacío. Uno de mis hijos, sobrevivió durante meses a base del näkkileipä, el pobre muchacho se esforzaba por probar la comida, pero le costó lo suyo adaptarse a algunos sabores, o salsas.
Dicen que es muy sano y que fortalece los dientes, a saber. Es como una galleta alargada y fina. La primera vez que lo vi fue allá por los años 80/90 cuando viví en Alemania, a mi padre le encantaba ese pan. A mí, siempre me ha parecido un poco soso e insaborío, pero he de reconocer que es práctico porque nunca se pone duro, jejeje, ya viene así de fábrica.




2 comentarios:

Marta Máster dijo...

Hola. tiene un aspecto muy apetecible. Seguimos en contacto

Susana Gasca Escorial dijo...

A los pollos les gusta, a mi...apetecible , apetecible....no es la palabra. Habiendo una buena barra de pan jugosa y tostadita...
Pero dicen que es muy sano y si cambio la mantequilla por el paté, mejora bastante.
Saludos Marta!

Publicar un comentario