miércoles, 27 de febrero de 2013

las manoplas

¡Menudo invento!!!

Desde que estamos aquí hemos abandonado los guantes y somos totalmente fieles a nuestras preciadas manoplas. Las tenemos de todos los tamaños (por aquello de las tallas de la manada al completo) y de varios colores, y formas. 
¿Puede haber distintos tipos de manoplas?, pues SÍ, y seguro que hay muchas más, aún por descubrir.
han pasado a formar parte de nuestra piel, como el gorro y la ropa de nieve, os aseguro que perderlas... puede resultar una de nuestras peores pesadillas, jajaja, por eso he tenido que comprar repuestos, y siempre llevo un par extra en la mochila por si alguno de los cachorros en un despiste se olvida alguna en algún sitio; jajaja aunque lo notarían a los 10 segundos y tendríamos tiempo de volver.
tipos de manoplas:
largas y cortas. El no saber.. me llevó a comprar las cortas. ERROR, mucho mejor las largas, o al menos para lo que es nuestra actividad diaria, lanzamiento de bolas de nieve, trineo y resto de actividades que ya conocéis. Las cortas... se pueden meter por debajo de la manga, pero si estiras mucho el brazo se salen y puede entrar la nieve y el frío, lo que supone tenerlas que colocar una y otra vez.
Las largas, son como los guantes elegantes de Rita Hayworth, pero con todo el "glamour" que puede tener una manopla de nieve, es como si fuesen "manoplas de manga larga", éstas son mucho más cómodas para las actividades de exterior, se las pueden poner solos y como son tan largas no hace falta meterlas por debajo de la manga, aunque si lo haces no se salen jamás. Las puedes comprar con borrego por dentro o sin él, con forro y sin forro y así.... suma y sigue.
También están las manoplas de lluvia, estas.... mucho más plasticosas, como nos las han pedido para el cole,  y ya sabíamos algo más de manoplas, las hemos comprado de manga larga. No son tan abrigaditas, no llevan borrego por dentro, pero se soluciona poniendo un guante de lana debajo. Supongo que serán "manoplas de otoño".
El material de la composición es otra historia, con distintos niveles de permeabilidad, de forro polar, de piel, lana, de telas varias...
Otra variedad, muy práctica es la combinación manopla/guante, esas me las he traído de España (hechas en Nepal, forradas de forro polar), regalo de María y Cristina. Son muy prácticas, sobre todo para no tener que ponerme y quitarme constantemente las manoplas y tener "sensibilidad" en los dedos.
La manera de abrocharlas también es muy variada, con cremallera, velcro, góma elástica, botones....
Para mí.. lo más complicado de las manoplas ha sido lo de colocarlas en la mano correcta, me ha costado varias semanas, siempre les ponía la derecha en la mano izquierda y al revés. aunque me consuela saber que a mi madre le pasa lo mismo, lleva aquí diez días y siempre se confunde, ¿será hereditario?, por favor, amigos y amigas psicólogos y expertos en la medicina, ¿cómo lo podemos solucionar?, es que me concentro y digo, esta va aquí y al final... ERROR, ERROR, you are erroring.... mi hijo mayor que consigo mismo tiene el mismo problema, también se las pone al revés.  Cuando pide ayuda a la abuela... jajajaja cruza los brazos y así la abuela siempre acierta. Tenemos solución para todo.

Una vez más he cometido el error de comprar las de todos los cachorros del mismo color (y eso que prometí no volver a hacerlo después de haber mandado a uno de mis hijos al cole con una zapatilla de la talla 27 y otra de la 28)... Noooooo, he tenido que ponerlas el nombre por fuera porque también me confundía, jajaja antes de salir tenía que ordenarlas, por talla y asegurarme que había dado a cada niño la derecha e izquierda del mismo par y misma talla, que el segundo día... en un despiste... mandamos al primogénito al colegio con las dos manoplas de la misma mano...

tal vez te interese:
vestirse para ir a la nieve




2 comentarios:

la luna dijo...

ja, ja, lo que pueden dar de sí unas manoplas :)

fernando martínez dijo...

¡Lo que es la especialización!... Ver (leer) para creer...

Publicar un comentario