martes, 22 de septiembre de 2015

Buscando a Juan Fernández.

Estaba hace unos meses sentaica en mi sofá, ya habíamos pasado de las 21,00, los pollos ya estaban roncando y empezaba a disfrutar de esos momentos de tranquilidad con el padre de mis hijos, a los que no siempre llego, porque muchos días me quedo dormida al mismo tiempo que la manada.
El caso es que estábamos viendo algo en la tele cuando sonó el teléfono, no me lo podía creer cuando leí el texto del mensaje, de hecho pensaba que me estaban tomando el pelo.
"¡Hola!, qué ganas tenemos de ir a veros, blablablablabla.....
un compañero del colegio vive en Finlanda, pero a parte del sector, no tengo mas datos de donde trabaja, se llama Juan Fernández, y ...blablabla...., podría contactar con él a través de "feisbus", pero me gustaría darle la sorpresa. Sé que es difícil, pero.... bla blablabla...."
¿a quien no le ha pasado algo parecido?.
- Si veraneas en Salamanca te dicen, ¡ay! yo conozco una chica que se llama Raquel y vive en Salamanca, ¿la conoces?, y para asegurarse te dicen que tienen el pelo rizado....

Que estudias en la Complutense (UCM): ¡andá, qué casualidad! la hermana de mi novio también estudia en la Complutense (da igual que facultad) a lo mejor os habéis visto alguna vez....

Una vez leido y releido el mensaje, después de asegurarme de que la cosa iba en serio me puse a investigar, primero el blog del susodicho. En facebook no me podía meter porque no tengo, pero se metió mi hermana; aún así, seguíamos sin sacar nada en claro porque algunas cosas estaban escritas en "élfico", así que me fui a dormir dándole vueltas al tema. Cuando me levanté vi la luz, tengo una amiga.fi que habla perfectamente español, que además tiene facebook, tal vez ella podía sacar algo más de información. Así que a pesar de que me tachase de "loca" decidí pedirla ayuda, total... si es mi amiga... ya sabe que la cabeza no siempre me funciona como debiera, jejeje.

¡BINGO!, fue contarle la historia y va y me dice: ¡sí! ¡claro!, yo conozco a Juan Fernández. Flipé en colores,11 horas habíamos tardado en localizarle, entre casi 5.000.000 de habitantes. A partir de ese momento y hasta que llegó el amigo en cuestión estuve maquinando un montón de cosas para planificar el encuentro. Ya me imaginaba en plan "tengo una carta para tí", jejej. Todo quedó en una cita formal, con muchas risas, recuerdos y abrazos.

Nota de la autora, el susodicho en cuestión, ni se llama Juan ni se apellida Fernández, pero me ha parecido correcto respetar su intimidad, porque si la que suscribe, no siendo muy diestra en las artes internáuticas le encontró en menos de 12 horas, a saber cuanto tardarían otras personas, jejej, y aún no le conozco lo suficiente como para que me ponga en la lista negra.

1 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. hiciste muy bien mantener el anonimato de tu amigo. Seguro que tu amigo lo pasará en grande con los planes que le tienes organizados... Además es siempre reconfortante encontrarse con gente de nuestro país... seguimos en contacto

Publicar un comentario