lunes, 12 de octubre de 2015

Mochila kanken


Llevan en el mercado casi el mismo tiempo que yo, jejeje, mediados de los 70 del siglo pasado.
Tienen la patente sueca por la calidad de la lona con la que están confeccionadas (resistente al agua y de gran durabilidad). Fue algo que revolucionó el mercado de las mochilas escolares a finales de los 70. Supongo que el furor por las mismas se debió no solo a su calidad, sino al hecho de cambiar bolsas estilo bandolera o de asas a mochila tal y como hoy la conocemos. Se puso de moda en Suecia a finales de los 70 y principios de los 80 y desde ahí se ha ido extendiendo a todo el mundo. Debe ser la bomba, porque aquí la lleva muchísima gente, independientemente del precio.
En España se puede encontrar en varias tiendas, en Natura seguro, al menos hasta la semana pasada.
Colo veis, la bolsa puede usarse como mochila o como bolsa de asas.
Todo el mundo dice que son muy cómodas y prácticas, porque se abren con facilidad, tienen bolsillo exterior, dos compartimentos laterales un compartimento interior, reflectante de serie (en el logo) y sobre todo por la impermeabilidad de la tela (algo muy útil en estas tierras del Norte). Ese argumento me vale para los años 80, pero hoy en día, rara es la mochila escolar que no cumple con esos requisitos. Así que supongo que el éxito actual de las mismas será una mezcla entre nostalgia, calidad y moda.
Algo debe tener cuando aquí todo el mundo la lleva. De hecho, pregunté a una compañera que si no se clavaban los tirantes en la espalada (me parecían muy finos) y me miró como si estuviese turuleta.

Inventor de la mochila en cuestión: Åke Nordim, 1936/2013 Suecia, quien cansado de no encontrar una mochila que se adaptase a sus paseos por las montañas suecas, con 14 años, decidió diseñar su propio equipo. Tras hacer algunas investigaciones, comprobó que era mejor que el peso estuviese alto y pegado a la columna. Cogió la máquina de coser de su madre y cose que te cose terminó diseñando una mochila cuyo diseño se ha mantenido intacto todos estos años. Hizo una mochila de algodón resistente con tiras de cuero, unida a un armazón de madera; eso favorecía la mejor distribución del peso y mejor ventilación.
Con 24 años fundó su propia empresa en el sótano de su casa (fundador de la marca Fjällräven) y tras terminar el servicio militar en el cuerpo de paracaidistas sueco fue consciente de la necesidad de diseñar ropa y material de exterior resistente y duradero. Así empezó todo.




0 comentarios:

Publicar un comentario