sábado, 14 de diciembre de 2013

La biblioteca

Un año después ya he hecho mi primera visita a la biblioteca pública. Dicen que los locales la frecuentan mucho, ya os iré contando, ayer a las 12.00 aquello no estaba muy masificado, era viernes y hoy a las 10.30 tampoco.
La tarjeta en cuestión me la han dado en tres minutos y por primera vez en mi vida he podido hacer toda la gestión en la lengua oficial (en la mayoritaria, que "la sueca" me lo hago bien, pero no es un idioma que entre en mis planes), ni una palabra de inglés. Wow, yo soy la primera             sorprendida.
Hace un rato he ido con los cachorros a sacar algún libro y cada uno ha cogido cuento+ peli. Estaban más felices que unas perdices.
En cuanto a los servicios que ofrecen: préstamo de libros, películas y música; cafetería (dependiendo del tamaño), acceso a internet, prensa del día, organizan algunas actividades para pequeños y grandes (cuentacuentos).
En España yo tenía acceso a dos bibliotecas, a la de la universidad y a la de una entidad bancaria del barrio (que la usaba para estudiar y que lamentablemente han cerrado), nunca tuve el carnet de la biblioteca pública porque entre familiares y amigos/as teníamos nuestro propio sistema de préstamo a domicilio.

Qué necesitas llevar para que te den la tarjeta:
La tarjeta de Kela, y el DNI/permiso de conducir si perteneces a un país miembro de la U.E. En caso contrario debes adjuntar el pasaporte o el equivalente al DNI finlandés.


3 comentarios:

Sanna Autio dijo...

La biblioteca es uno de mis sitios favoritos de Finlandia. Hasta ahora he podido conseguir todos los libros para la universidad allí! En internet busco el libro en la página de las bibliotecas de la zona de Helsinki, lo reservo y lo traen en la biblioteca de al lado de casa!!! Genial! También tienen un montón de revistas para poder pedir prestado, hasta en español! O de patrones, la llevas a casa y copias los patrones, sin pagar nada! Y lo mejor con niños: pueden leer los libros en voz alta, jugar, disfrazarse sin que alguien este mandando estar en silencio todo el tiempo.
Se nota que me encantan? :D

ISABEL LEON TABARES dijo...

Esto que cuentas, que se puede estar en la biblioteca con niños sin que te llamen la atención constantemente, no me lo creo!!!...., yo iba a biblioteca de niños muy amenudo, con mi niña de 2 años pero claro, le gusta arrastrar alguna silla o hablar en voz alta y moverse de un lado para otro ....en fin, he tenido que dejar de ir porque nos regañaban!! En fin, volveré a ir cuando tenga 4 años ;)

Susana Gasca Escorial dijo...

Hola Isabel!!.
Claro que es cierto. Ven y verás.
L@s niñ@ s pueden campar a sus anchas. Es cierto que intentas controlar la situación, que estén tranquil@s .... Pero no siempre funciona. L@s niñ@ s, niñ@s son. En todas las bibliotecas a las que hemos ido (por eso vamos) hay un espacio para niñ@s, en algunas no solo hay libros y películas, también hay juguetes, disfraces y suele haber ordenadores para mayores de siete años.
Es un espacio para ell@s, y por tanto deben aprender desde pequeñ@s. Nadie nacemos sabiendo.
Nunca nos han regañado ni mirado con mala cara por levantar la voz. De hecho...creo que hay más posibilidades de que te miren mal en un restaurante (aunque sea una hamburguesería) que en la biblioteca.
Animate a volver!!!!

Publicar un comentario