miércoles, 3 de julio de 2013

Mediterráneo

Estamos en la playita.  
Aprovechando el Mar, el Sol y el buen tiempo. Llegamos en tren hace unos días. Je, je, un viaje tranquilo pero divertido, en el que no faltaron los gusanitos, ni las croquetas de jamón, ni la tableta electronica con película para el viaje. Gracias a mi hermano 6 (se la encargó a Los Majos de Oriente, y me grabó una buena tanda de capítulos de de dibujos animados destinados al público infantil), acabamos rodeados de niños y niñas compañeros de vagón.

Je, je, mi madre terminó con un niño, no nuestro, en cada pierna, y mi cachorro pequeño, aunque estaba contento por el hecho de tener tantos amigos, no parecía muy dispuesto a compartir a «la abuela patrulla».
Gracias a la abuela estamos aquí, ha venido como refuerzo más que necesario para acompañarnos en esta nueva aventura.
Contentos niños, contenta abuela y tranquila yo. No sabemos lo que pensará el abuelo al respecto.

En contra de todo pronóstico, estamos en la playa con tecnología punta. Je, je. Tengo asumido que mis hijos manejen mejor que yo las nuevas tecnologías, pero lo que no sabía es que hasta mi propia madre me adelanta. En  este momento mis hermanas y hermanos estarán pensando que "el listón no estaba muy alto",  pero "la viejita" ha conectado el teléfono con la tableta, y tenemos internet hasta en los bolsillos; ya veremos con que nos sorprende en los próximos días. Esta abuela  no dejará de sorprendernos.

4 comentarios:

Maria Gasca dijo...

Que yo sepa... No tienes un hermano 6... ejem..

Susana Gasca Escorial dijo...

Ups...es el 7.

Miguel Ángel Gasca Escorial dijo...

Eso iba a decir yo... que yo no soy el 6!

Le dijo...

Tu madre ha leído que la llamas viejita???Me gusta mas lo de abuela patrulla, besos

Publicar un comentario