viernes, 19 de julio de 2013

H&D Madrid.

Desayuno, aperitivo, comida, merienda, cena y alguna copichuela. Siempre puede ser un buen momento para pasar por H&D.
Es un lugar apto para grandes y gente menuda. Abierto desde bien tempranito (ricos cafelitos y mejores desayunos) hasta altas horas de la noche. Con mesas en exterior o salón, con un toque retro en el interior, todo depende de las frigorías que necesite tu cuerpo.
Fue el típico bar de barrio del siglo pasado, que desde hace unos años es mucho más. Han respetado la esencia de antaño adaptándolo a los nuevos tiempos y la nueva demanda. Mantienen antiguos clientes y al mismo tiempo han sabido hacerse con un buen club de fans, entre los que me encuentro. Siempre está a tope. Quien va repite.
Todo lo que he probado hasta el momento esta "de muerte",
las tortitas con dulce de leche, las hamburguesas, la minihamburguesa (para estómagos pequeños, que no os engañe el tamaño, que es contundente, y así llegas a los postres),¡qué pan más estupendo!, los sandwiches variados, sin olvidar sus famosos "ignacios", con salsa guacamole y queso, además del resto de entrantes y postres (uhmm brownie).
Tienen gran variedad de cervezas y ponen buenas copichuelas, son famosos sus gin tonic.

El trato es agradable. Si te animas. No olvides reservar:
calle Guzmán el bueno. 67.
915442382.
Una buena opción  para cualquier día de semana.







1 comentarios:

Maria Gasca dijo...

La hamburguesa Italia... esa es la mejor.

Publicar un comentario