lunes, 11 de noviembre de 2013

Cerrando la puerta

Jajaja, hemos tenido que esperar ocho meses, a la llegada de la "delegación Madrid Este", para saber como se echa el cerrojo de la puerta del cuarto de baño.
Jeje, pensábamos que no había. A diario no nos suponía ningún problema, hace años que no cierro la puerta para absolutamente nada, con la llegada de la manada se acabó la intimidad; pero cuando llegan las visitas... es otra cosa; para las invasiones PRE-agosto habíamos hecho un cartel que indicaba cuando se podía pasar y cuando no, pero ahora... quien venga ya se puede duchar tranquilo/a, sin temor a que alguno de mis cachorros en caso de urgencia, irrumpa en el baño grande.

1 comentarios:

Maria Gasca dijo...

Jajajajajaja, y mira que es sencillo! Pues ni se me había ocurrido!

Publicar un comentario