sábado, 19 de enero de 2019

Piscina con vistas. Helsinki

0 comentarios

Definitivamente alguien se ha apoderado de mi cuerpo y mente. No, no me reconozco. Soy de secano, siempre lo he sido, como buena gata que soy tengo desarrollada desde bien pequeña una tremenda aversión al agua y piscinas públicas. No me gusta, no lo puedo evitar.
Pues el otro día, paseando por Helsinki me entraron tentaciones de tirarme a la piscina. Por suerte, ni el bañador ni la toalla son cosas de primera necesidad que suela llevar en la mochila como la botella de agua,pañuelos o pistachos y chucherías.
No sé que me pasó, que fue pasar por delante de la piscina, ver el vaporcito salir y el paisaje tan estupendo... y entrarme unas ganas como para haberme tirao. Sólo la cara de susto del padre de mis hijos cuando me vio planificando un día en familia con todos en remojo (pensando: ¿y tú quien eres y qué has hecho con la madre de mis hijos?) me hizo volver a la realidad.
Me habría tirado a la calentita, que a mi en la congelada no se me ha perdido nada.
Por el precio de la entrada (12 euros adultos, 6 niñxs hasta 12 años -menores de 2 gratis- y 8 euros jubiladxs, estudiantes y desempleadxs) puedes hacer uso de las piscinas, sauna, vestuario, y cafetería.
Ubicada el el mismísimo centro de la ciudad, en la plaza del mercado, junto a la noria, el mercado al aire libre y el palacio presidencial.

sábado, 12 de enero de 2019

Los tejados de Loviisa

0 comentarios

Los tejados de Loviisa.
Hace tiempo, en unos  de esos días tontos en los que no teníamos nada que hacer, nos subimos al coche, estudiamos el mapa y escubrimos Loviisa, un pequeño pueblo con bastante encanto. Fue en el mes de Agosto: día soleado, barcos por doquier, puestos en.la calle, aunque a precios un tanto elevados-, mucha gente en la calle, y me encantaron los colores, y superada la impresión de estar entrando en un pueblo fantasma, es un lugar que me gutó bastante.                              Volvimos en el mes de Febrero, meses después, y bueno.... me pareció que había perdido parte de su encanto, tal vez influyese que uno de los pollos metió el pié en el agua congelada (más bien pensó que la capa de hielo era más gruesa) y tuvimos que acelerar un pelín la marcha a casa y la ausencia del sol. Aún así estaba impresionante con la vista del mar congelado,  el horizonte de hielo y ese frío que se siente en la cara mientras el resto del cuerpo está calentito. ¡Cómo echo de menos esa sensación!.
El caso es que en esa última vista descubrimos que los tejados de Loviisa tienen las tejas colocadas del revés, eso sí que me hizo ilusión, hasta ahora sólo había visto que las colocasen así en Segovia capital. :)

Más información sobre Loviisa:










miércoles, 9 de enero de 2019

0 comentarios

Así de bonito ha amanecido hoy Vantaa.
Ya sé que es sólo un aparcamiento y que tal vez me pueda la subjetividas, pero ¡qué le voy a hacer! Me gusta y por eso lo comparto.
Además lleva todo el día nevando finito, que viene a ser como el"calabobxs" de la lluvia, sólo que en el caso de la nieve, si nieva finito y hace sol, en lugar del arco iris verás nieve de purpurina.

martes, 8 de enero de 2019

Ivalo

0 comentarios


sábado, 5 de enero de 2019

De navidad...

0 comentarios

Aun no hemos hecho las galletas de jengibre, se nos ha echado el tiempo encima y vamos un poco tarde. Pero sí hemos tomado las tartaletas de Navidad y el pan de Navidad. Ha salido un poco aplastado, son los riesgos de la maleta, estaba un poco perjudicado pero tan rico como siempre.
Hicimos nuestro "desayuno fusión", que es lo que se lleva ahora, mezcando lo mejor de las dos culturas.
¡Felices Reyes!.

jueves, 3 de enero de 2019

Choque cultural. El colegio.

0 comentarios

He aquí un claro ejemplo de uno de los principales choques culturales a los que se han visto sometidos mis pollos en los últimos tiempos.        LA VUELTA AL COLE.        Hemos cambiado el bosque por el asfalto. Allí iban y volvían solos, aquí tenemos que ir a recogerlos todos los días. Siendo sincera, creo que eso lo noto yo más que ellos. ¡Que tiempos en los que les despedía desde la ventana cuando marchaban rumbo al cole!.
A ellos, lo que más les chocó el primer día fue el ruido tan escandaloso que había en el patio del cole de Madrid. De donde deduje que lxs niñxs en Finlandia deben "jugar en bajito", no había caído en ese matiz en todo este tiempo.
Otra cosa que les sorprendió al principio, recuerdo como pequeño apunte que mis hijos han ido en chándal y zapatillas/botas de nieve los últimos seis años, no podían comprender cómo se podía jugar al fútbol con zapatos  elegantes y no con zapatillas. Luego hemos descubierto que hay zapatos tan cómodos como las zapatillas de deporte y ¡ohhh!¡maravilla!, parece que además de cómodos y caros son resistentes, ya han aguantado el primer trimestre y están bastante enteritos.
La comida del cole también les ha chocado, (la de España les gusta mas), allí comían en pequeños comedores a la puerta de clase , cada uno con su bandeja sus platos y cubiertos. En Madrid están encantados con su bandeja multiusos "modo campamento".
Así podríamos seguir sumando pequeños detalles, pues ahora es en España donde nos chocan las pequeñas cosas. En fin, ya hemos superado el primer trimestre y a ellos se les ve felices.
Seguiremos informando.





viernes, 28 de diciembre de 2018

La otra cara de las auroras, si vas con niños. ¿Cuándo y cómo ver auroras boreales en el Hemisferio Norte?

0 comentarios

Lo repetiría una y mil veces, pero debo decir que no ha sido fácil encontrarlas, aunque hasta este viaje no nos lo habíamos tomado en serio.
Desde que vivimos en Finlandia hemos estado en Tromso, Rovaniemi, Inari, Cabo Norte e Islandia, lugares magníficos para ver auroras, pero el momento no era propicio y lo sabíamos, porque exceptucuando fuimos la primera vez a  Rovaniemi que era marzo, al resto de lugares fuimos en verano porque buscábamos el sol de medianoche. Si no hay noche, no hay auroras. Y si las hubiese no se verían. Cada estación tiene sus maravillas naturales.
 ¿Cuándo y cómo ver auroras?

Las auroras tienen más posibilidades de verse entre octubre y marzo. Cuanto más al norte más posibilidades, la cosa mejora si estás por encima del Círculo Polar Ártico; (no se como va en el Hemisferio Sur), supongo que igual pero en meses contrarios.
Importante que esté despejado (nubes fuera) y en zonas oscuras (con poca contaminación lumínica) 
Prepárate para el frío y cuando digo frío me refiero a frío extremo que diría Calleja. Hemos estado entre -20/-32 en las horas de la salida de búsqueda.
Si vas con niñxs, no sé como serán tus hijxs, pero los míos iban motivados y a la media hora de frío y noche ya empiezan las quejas y culos inquietos. Mejora mucho la cosa si en el lugar donde estacionas para mirar al cielo hay alguna colinilla a la que que puedan escalar mientras te embobas mirando al cielo. Por eso, una vez me aseguré de que iban bien abrigados y habían visto, entendido y disfrutado un par de auroras decidí hacer caso al padre de mis hijos con su "déjales hacer" porque sino ni unos ni otros lo disfrutamos.
Lo mejor de las fotos, a pesar de que no se muevan como en directo es que se pueden ver en silencio, calentita y sin oír mi voz Constante diciendo: deja a tu hermano, no os empujéis que todos entráis en la foto, to tiréis bolas cerca de la cámara... Y sin escuchar tengo frío, cuando nos vamos, otra foto noooooo, hay que bajarse otra vez!!!!"
Porque sí. Les hacia vestirse y desvestirse con cada bajada (guantes, braga, gorro y abrigo había que quitarselo al entrar en el coche) el pantalón y los calcetines de lana se los podían quedar.


Pd: Recomiendo que lleves contigo uno o varios termos con bebida calentita que te haga entrar en calor. Café, leche, té o incluso sopa para todo el personal, eso es lo que llevábamos nosotros según la ocasión.

Tal vez te interese:

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Expreso Hogwards Navidad Galletas

0 comentarios




Prueba superada!!!!
Por fin hemos aprendido  a montar la construcción sin que se derrumbe en segundos.
El secreto está en la masa cemento, que no tiene más complicación que una clara a punto de nieve, ir añadiendo azúcar glas hasta que quede espeso, meterlo en una bolsa que haga de manga pastelera y ....a jugar....
En esta ocasión, todas las piezas de la construcción venían ya listas en la caja, pero ahora que sabemos el truco para fijar unas paredes con otras podemos hacer la galleta con nuestra masa de siempre e inventar construcciones.
Tal vez te interese:




lunes, 24 de diciembre de 2018

0 comentarios


domingo, 23 de diciembre de 2018

calendario del tiempo

0 comentarios

Vuelve diciembre y este año sí que sí, ¡me he acordado!, ya está en marcha el calendario del tiempo, más bien me atrevería a decir ya estamos terminando con el calendario del tiempo, y menos mal. Pensé que no llegaba nunca el día. Hemos reutilizado el calendario del año pasado, que es el mismo que el del año anterior, lo hemos rescatado por aquello de las ventanitas y cada día se encuentran un papel que les indica la prueba que deben realizar antes de conseguir su tiempo; tiempo para hacer cosas que normalmente no hacemos: ver la tele entre semana, salir a desayunar fuera un día del fin de semana, que alguien venga un día a dormir a casa, un cine.... Algunos días han sido un exitazo, otros un verdadero fracaso. Ha dido divertido hacer partícipe a todo nuestro entorno en el proyecto " hoy tú eres nuestra ventanita"le decía a mi sobrina; pero sinceramente, me ha resultado agotador pensar algo para cada día, no creo que vuelva a repetirlo. En Finlandia me resultaba más fácil porque mi concepto del tiempo era otro (eso será tema de otra entrada).
Tampoco me ha gustado la reacción de los pollos, que llegado un momento más que disfrutarlo lo exigían y aunque al final creo que lo pasaban bien, me ponía mala, porque siempre había alguno que decía : noooo joooo esa no puede ser la ventanita. A los 10 minutos ya estaba implicado con el resto en el asunto, pero....agotador....espero acordarme para no repetirlo otra vez.
Eso me lleva a otra conclusión: que bonito es regalar tiempo o hacer las cosas cuando lo haces libremente o de manera altruista, que rollo cuando se convierte en obligación.