domingo, 8 de noviembre de 2015

Madre por un día. Experimento. Parte 1.

Mi primogénito, que aún no ha cumplido los 9 años empieza a manifestar comportamientos plenamente adolescentes. No me voy a extender en comentarlos no vaya a ser que un futuro dichas alegaciones se vuelvan contra mi. Es algo que venía observando en el comportamiento de l@s jóvenes desde que residimos en estas tierras del Norte y que tampoco me extrañaba ya que con 7 años disfrutan de libertades que en otros países no llegan hasta más tarde (teléfono móvil, llaves de casa, abono transporte, disponibilidad para andar libremente por la calle sol@s o en pandilla, van y vuelven sol@s a casa y en la mayoría de los casos a partir de los 8 años cuando salen del cole -entre las 12 y las 13:00 horas- van a casa y allí esperan a que vuelvan l@s adultos, mucha responsabilidad para tamaños cachorros). Lo veía venir, pero eso no quita para que me haya pillado igualmente desprevenida.
Después encontré este libro en la biblioteca, juro que no lo iba buscando, apareció por casualidad. Después de leerlo y dedicarle algunos pensamientos, se me ocurrió poner en marcha el experimento:
dado que no me puedo poner en huelga con tres menores entre cinco y ocho años, ni cuento con la red de contactos que se menciona en la historia, he empezado por algo mucho más sencillo: le he propuesto si quiere ser "madre por un día", con los privilegios e inconvenientes que eso le pueda suponer.
Para poner en marcha el experimento he contado con un Grupo muestra compuesto por cinco sujetos: tres niños, y dos adultos. El mayor de los niños ha desempañado durante todo el día el "rol de madre", la madre ha desempeñado el del niño y el resto del grupo de la muestra se ha comportado como viene siendo habitual.
Ha habido varios momentos curiosos a lo largo del día, que le han abierto los ojos tanto al primogénito como al padre de las criaturas y a la que suscribe:
Al primogénito porque se ha dado cuenta que no es tan fácil como parece, a pesar de que sus hermanos han estado mucho más colaboradores que de costumbre, le han obedecido con mucho más entusiasmo y rapidez  que a mi y apenas se han chinchado en todo el día. pero se le han escapado frases como "madre mía, hazme un vídeo o algo para mandárselo a la abuela, porque parezco un esclavo", "jolín si es que soy como cenicienta" y algunas otras que ahora mismo no recuerdo.
Al padre de las criaturas y a mí nos ha sorprendido ver lo bien que lo ha hecho, y lo bien que maneja a sus hermanos para resolver conflictos cuando asume el rol de madre y no el de hermano, cuando no es persona implicada directamente. Nos ha sorprendido la tranquilidad y la calma con la que se dirigía a la familia, y yo he sentido una ensalada de emociones al ver algunas de mis frases (algunas de cosecha propia y otras robadas a mi madre -¡ahhh!) en su boca, miedito me daba escuchar algunas y me partía de risa al escuchar otras.
El balance ha sido bueno, al menos en esta primera fase que ha durado unas 15 horas, no he querido arriesgarme a delegar durante más tiempo no vayamos a liarla. Veremos como salimos de la "fase dos", cuando le toque el turno al resto de los hermanos.

NOTA 1: El niño transformado en madre por un día, pasadas las 10 horas de intenso sueño nocturno se ha despertado con el carácter algo más suave hasta el momento, pero sigue siendo el mismo niño de siempre. No parece que haya sufrido efectos secundarios.

NOTA 2: como todos los segundos domingos del mes de Noviembre hoy se celebra en Finlandia el día de padre. Los pollos han hecho entrega de sus tarjetas y moñigotes, las banderas están resistiendo estoicamente la lluvia, la temperatura exterior ronda los 9 grados y no hay previsto realizar ningún extra en el día de hoy. Bastante tuvimos con el experimento de ayer. Mejor no tentar a la suerte dos veces en el mismo fin de semana.

2 comentarios:

ISABEL LEON TABARES dijo...

Me apunto el título del libro...seguro que En un futuro no muy lejano tendré que recurrir a alguna de sus ideas!!!

Susana Gasca Escorial dijo...

JJJ. ¡Hola chiqueta!.
Es un libro para niñ@s, pero me hizo gracia el título y me dio ideas. :)

Publicar un comentario