domingo, 19 de mayo de 2013

VAPIANO. Comer con niños en Helsinki


Se encuentra en pleno centro de la ciudad, en la plaza de Kaisaniemi. Ofrece unas preciosas vistas de la estación central de tren y resto de edificios de la plaza.
Es un sitio ideal para ir con niños, es un autoservico de dos plantas.
En la planta baja está parte de la cocina, mesas para clientes, zona de cafetería y caja para pagar.
En la planta superior encontrarás los baños, otra zona de cafetería, mesas para clientes y desde una cristalera puedes ver como preparan algunos de los alimentos frescos. Sin trampa ni cartón.
Nuestro menú no ha sido muy variado, hemos probado varios platos de pasta, pizza, el carpacho, tartas, café y té. De momento, nada nos ha decepcionado.
La pasta es fresca, lo hacen todo delante del cliente, tienen una especie de freidoras, cocedoras de pasta. Eliges la pasta que quieres, el tipo de salsa y en cinco minutos, listo calisto; todo al gusto del comensal.
Digo que es bueno para ir con niños porque el espacio es bastante amplio y luminoso; al no haber camareros ni camareras, es como estar en casa, no molestas a la mesa de al lado; hay dos grifos/fuentes para servir el agua, cada cliente se sirve el suyo, hace que sea más cómodo y familiar.
En la caja de pago, hay un plato con ositos de gominola, los del anuncio, en los que dicen que todo es zumo sin azúcar.











El mecanismo de funcionamiento se resume de la siguiente manera: entras y te encuentras con la caja de pago, ahí te darán una tarjeta magnética (una por adulto) cada vez que pides un plato, te lo cargan a la tarjeta. Importante no perderla, si lo haces pagas una multa. Pagas justo antes de salir, importante no olvidarte de servirte unos ositos, a mis cachorros eso, junto con de ir a la fuente a servirse el agua es lo que más les gusta.







4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo ya he comido ahí-iiiii, yo ya he comido ahíiiii-iiii!!

fernando martínez dijo...

Bueno, que sepáis que el sábado fue eurovisión y que vosotros los finlandeses mandasteis a Krista Siegfrids con la canción Marry me... ataviada con un vestido de novia acabó su actuación con un beso con una de las bailarinas por la que volvió a reivindicar los derechos de los homosexuales de su país. Finlandia es el único país escandinavo en el que no está aprobado el matrimonio entre personas del mismo sexo. Eso sí, quedó antepenúltima un puesto por delante de España.

Maria Gasca dijo...

Hmm.. Vapiano... que rico recuerdo...
Doy mi aprobación a la pasta carbonara y a los macarrones con pesto.

Anónimo dijo...

Yo doy mi aprobación a Krista Siegfrids

Publicar un comentario